Pendientes y marinos.

Imagen

Los aros en la oreja tienen un significado especial para los hombres de mar.

Antiguamente, la gente llevaba aros y pendientes de oro en las orejas para llevar sus riquezas encima, ya que si se llevaba en una bolsa  se corría el riesgo de que un ladrón robara la bolsa.

De ahí que se prefiriera atravesar el lóbulo con un aro de metal noble (como la plata y el oro) y llevarlo en un sitio donde no se pudiera robar tan fácilmente.

Otra explicación es que los pendientes en forma de aro, eran un símbolo utilizado por los marinos para hacer saber a cualquiera que mirara sus orejas, que estos habían atravesado los Cabos más peligrosos del planeta.

Los Grandes Cabos es el nombre que reciben en la navegación los tres principales cabos australes de la ruta marítima a través del Océano Austral: el cabo de Buena Esperanza (sur de África), el Cabo Leeuwin (extremo meridional de Australia) y el Cabo de Hornos (en el extremo austral de América del Sur).

Según la antigua tradición marinera, los navegantes que han superado navegando a vela estos Cabos cumplen una gesta que les da derecho a lucir tres anillos en su oreja:

  1. Aro en la oreja izquierda: Cabo de Hornos.
  2. Aro en la derecha: Cabo de Buena Esperanza.
  3. Dos aros en la oreja izquierda y uno en la oreja derecha: Vuelta al mundo.

Otra tradición asegura que a los piratas jóvenes se les ofrecía un pequeño pendiente para conmemorar su primer cruce del Ecuador.

Los pendientes se usaban por motivos supersticiosos. Algunos marineros estaban convencidos de que el uso de pendientes mejoraba los problemas de visión y que las orejas perforadas impedían los mareos en alta mar.

Otra creencia que se tenía era que estos pendientes (de plata o de oro) tenían suficiente valor para poder pagar el funeral de un marino si su cuerpo, ahogado en la mar, llegaba a la orilla.

Algunos marineros incluso tenían grabado el nombre de su puerto de origen en el interior del aro de su oreja. De esta manera se sabía de donde era el navegante y también para que su cuerpo fuese devuelto a sus familiares para un entierro apropiado.

Además si un marinero moría en un barco, los pendientes ayudaban a cubrir los gastos de transporte a su ciudad, de modo que evitaba de esta forma ser enterrado en suelo extranjero.

Si alguien encontraba el cadáver de un hombre de mar, podía quedarse con el aro de oro, sólo, si le daba sepultura Cristiana al cuerpo inerte.

De lo contrario, si la persona se quedaba con el aro sin haber enterrado el cuerpo, el espíritu del infortunado navegante lo atormentaría por el resto de su vida.

Estas son algunas de la explicaciones de porqué los navegantes llevaban aros en las orejas.

Así que si zarpas y logras pasar el Cabo de Hornos, atraviésate el lóbulo con un aro.

Haz saber a todo el mundo que, al igual que muchos aventureros antes que tú, lograste atravesar escollos, bajíos, vientos huracanados, lluvias, nieve, bruma…

Que tu pendiente sea el signo de tu experiéncia en alta mar y que nunca tenga que pagar tu funeral.

Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida,

la muerte canta noche y día su canción sin fin.

Rabindranath Tagore

 

Las supersticiones en el mar.

Imagen

Las supersticiones a bordo de los barcos existen desde el comienzo de la navegación.

El temor a lo desconocido, el misterio de viajar a través de un medio hostil… ha hecho que desde los tiempos antiguos, los navegantes tengan una sensación de vulnerabilidad a bordo que solo se supera, en parte, por rituales que brindan “seguridad” a los navegantes en sus singladuras.

Muchas son las supersticiones que se han tenido en cuenta a la hora de hacerse a la mar, basadas en mitos  y tradiciones transmitidas en forma oral.

Hay una larga lista que resumiremos a continuación. Es curioso que, a pesar de encontrarnos en el siglo XXI, todavía hay quienes las tienen en cuenta.

  • Es llamar a la mala suerte iniciar un viaje el Viernes (ya que fue el día que crucificaron a Cristo)
  • Nunca empezar un viaje el primer Lunes de Abril (es el día que Caín mató a Abel)
  • No comenzar un viaje el segundo Lunes de Agosto (este día Sodoma y Gomorra fueron destruidas)
  • No iniciar una travesía el 31 de Diciembre (este fue el día que Judas se ahorcó)
  • Las bolsas de viaje de color negro traen mala suerte al marinero. 
  • Evitar a los pelirrojos cuando se va hacia el barco antes de comenzar un viaje (los pelirrojos traen mala suerte a un barco, se puede evitar si se habla con ellos antes de que ellos te hablen a ti)
  • Evitar a las personas con pies planos (al igual que los pelirrojos, traen mala suerte y solo se puede evitar hablando con ellos antes de que te hablen a ti)
  • Un pedazo de madera con muescas y robado en la quilla hará un barco navegar más rápido. 
  • Una moneda de plata bajo la cabecera asegura un viaje exitoso. 
  • El desastre te seguirá si subes a un barco con el pie izquierdo. 
  • Verter vino en la cubierta trae buena suerte en un viaje largo (es ofrecido a los dioses del mar)
  • Si lanzas piedras al mar provocarás tormentas y gran oleaje.
  • Si se lanza una piedra sobre un buque que va hacerse a la mar asegura que este nunca regrese. 
  • Las flores traen mala suerte a bordo de un barco (ya que solo se utilizan para hacer las coronas en un funeral, cuando fallece el marinero)
  • Los sacerdotes traen mala suerte en un barco (visten de color negro y ofician los funerales)
  • Las mujeres a bordo de un buque hacen que el mar se vuelva embravecido. 
  • Una mujer a bordo desnuda hace que se calme el mar (esta es la razón de que las figuras de los mascarones sean mujeres desnudas)
  • No mirar atrás una vez el barco abandone el puerto, ya que da mala suerte. 
  • Un perro cerca de los aparejos de pesca trae mala suerte. 
  • Los gatos negros traen buena suerte y hacen que el marinero regrese al hogar. 
  • Ver golondrinas en el mar es una buena señal. 
  • El avistamiento de un alcaraván en el mar se considera mala suerte. 
  • Un cormorán avistado en el mar trae mala suerte. 
  • Los delfines nadando con la nave son un signo de buena suerte (Matar a uno traerá mala suerte)
  • Trae mala suerte matar a un albatros. 
  • Es de mala suerte matar a una gaviota (ya que contienen las almas de los marineros perdidos en el mar)
  • Entregar una bandera a través de los peldaños de una escala es de mala suerte. 
  • Perder una fregona o un cubo por la borda es un signo de mala suerte. 
  • La reparación de una bandera en el alcázar traerá mala suerte. 
  • Pasar a través de una escotilla de la bodega hará que se esta se llene de agua de mar. 
  • Cortarse el pelo o las uñas en el mar trae mala suerte. 
  • Si se escuchan las campanas de una Iglesia en el mar significan que a alguien en el barco va a morir. 
  • El fuego de San Telmo encima de la cabeza de un marinero significa que va a morir en un día. 
  • Cuando la ropa de un marinero muerto es usada ​​por otro marinero durante el mismo viaje, la desgracia caerá sobre toda la nave. 
  • Nunca digas la palabra “Ahogado” cuando estés en el mar. 
  • La campana de un barco siempre sonará cuando este sea destruido. 
  • Un tiburón que sigue a un barco es un signo de muerte inevitable (Los tiburones, según se creía,  eran capaces de detectar a aquellos que estaban cerca de la muerte)

Estas son algunas de las supersticiones que se tienen cuando se va a navegar. Así que ya sabes que si vas a zarpar, vigila que día y en que mes estás, si ves gorriones o cormoranes, tiburones o delfines…

Que tengas, en todo caso,un feliz viaje.

La superstición trae mala suerte.

Umberto Eco